Políticamente Acorrecto
La eficacia de una propaganda política y religiosa depende esencialmente de los métodos empleados y no de la doctrina en sí. En condiciones favorables, prácticamente todo el mundo puede ser convertido a lo que sea ”. -Aldous Huxley

"Sweet dreams are made of this. Who am I to disagree? Travel the world and the seven seas. Everybody's looking for something. Some of them want to use you. Some of them want to get used by you. Some of them want to abuse you. Some of them want to be abused". -Eurythmics, BSO The Profit

Para mantener esta web






martes, 23 de septiembre de 2008

Niños en sectas: Sahaja Yoga

La meditación y el orientalismo suelen presentarse como prácticas que liberan al individuo. Nada más lejos de la realidad. La meditación, o el vaciamiento acompañado de la repetición de mantras es una manera supuestamente espiritual de decir "reforma del pensamiento" o coerción mental. Los ex-sectarios orientalistas padecen de forma aguda episodios de "Flotación". Una sensación de desconexión, de falta de concentración y la impresión de disociarse de los demás son los síntomas de la Flotación que afloran con el recuerdo -consciente o no- de las frases mil veces repetidas (mantras), olores, luces o situaciones dentro de la secta. Su nombre más conocido es "Lavado de Cerebro".

El artículo siguiente, firmado por Nicolas Faucon en La Voix du Nord lo ofrezco en español según la traducción del equipo RIES, la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas. Hace referencia a la gurú H.H.Shri Mataji Nirmala Devi ("Su Santidad Mataji" o "Madre" para sus adeptos) y su movimiento Sahaja Yoga. Dicho de otra manera:
Sahaja Yoga es "la operación del poder divino" que permite al hombre reconocer "que ha nacido con el potencial de ser Uno con el Divino". Mataji tiene el poder sobrenatural de atraer hacia sí la conciencia divina residual (Kundalini) para ser "realizados" en "unión espontánea con el Divino liberado". Declara ser "la Adi Shakti, la Madre de todas las madres, la encarnación del Espíritu Santo y de Cristo".

La pretendida iluminada nombra profetas a sus seguidores, a los que impone delirios como los siguentes:
"Dar a conocer a todas las naciones que yo soy el Espíritu Santo (...) la más completa encarnación de Adi Shakti está ahora en la Tierra para empezar la Edad de Oro; esa encarnación tiene por nombre Shiri Mataji Nirmala Devi".
Sahaja Yoga España es una de las diez organizaciones que conceden "certificados" de profesor de yoga en nuestro país, utilizando la enseñanza del Yoga como pretexto para expandir su secta de manera bastante agresiva.

"Dos niños norteños escolarizados en India: la ADIF teme derivas sectarias". -por Nicolas Faucon

La Asociación para la Defensa de las Familias y del Individuo (ADFI), de Francia, manifiesta querer señalar a la justicia el caso de dos niños de la ciudad de Lille escolarizados en la India en una escuela dirigida por un movimiento considerado sectario por el informe parlamentario de 1995.

La historia puede recordar a la del pequeño Yohann, que data de 1990. Inquietos por la suerte reservada a su nieto, inscrito a los 6 años por sus padres en la escuela internacional Sahaja Yoga de Dharamsala, en la India (la ciudad del Dalai Lama), los abuelos han recurrido a la Justicia. La que decidió prohibir a los padres volver a enviar a su hijo a la India, “pues lo contrario podría poner en riesgo su equilibrio mental”. Los tres expertos “han constatado importantes deterioros psíquicos ligados a la brutal separación”.

En este caso, una familia del la ciudad de Lille envía a esa misma escuela de Sahaja Yoga a sus hijos de 8 y 6 años. Basado en la meditación, este movimiento propone cursos en Lille y Armentières. Personificado por Shri Mataji, una india de 85 años, es específicamente descrito como secta por el informe parlamentario de 1995. La escuela de Dharamsala, reconocida por las autoridades indias, educa de 200 a 250 alumnos de 6 a 16 años venidos de Europa, de los Estados Unidos y de Australia.

“Esto coloca a estos niños en una situación de riesgo en el plano de su desarrollo personal, pues los niños están en un ambiente contradictorio con las normas y valores de la sociedad”, se inquieta Christian Cabus, del Centro regional contra las manipulaciones mentales del Nord-Pas de Calais, quien deplora la concesión del movimiento a la futura degradación de Lille.

La historia comienza hace dos años. Madame solicita la naturalización francesa: los servicios de la prefectura descubren que sus dos hijos están escolarizados en Dharamsala. Ellos contactan con los servicios municipales de la ciudad de residencia de la familia. Los cuales dicen no poder intervenir: los niños no aparecen en ninguna parte de sus registros. Y devuelven el balón al Estado. La educación nacional es alertada. “Se pregunta, pero nosotros somos muy impotentes en relación a esto”, confiesa Philippe Fatras, director del gabinete del rector de Lille. Mientras, el tiempo pasa.

Demasiado, para el gusto de la ADFI de Nord-Pas de Calais. Su presidenta, Charline Delporte, quiere denunciarlo. “Hace dos años que este asunto se conoce y se arrastra. Se sabe quién es Shri Mataji y a qué ha llegado el pequeño Yohan, que no iba para nada bien allí… Nosotros queremos ver simplemente si los niños están bien de salud”. “Es un no-problema”, responde, sorprendido, el padre, profesionalmente bien instalado en la metrópoli. Él confirma que, desde hace respectivamente tres y un año, su hija y su hijo frecuentan la famosa escuela “ocho meses al año. Los otros cuatro, los pasan en Francia, con nosotros”. Y deplora “las ideas recibidas” de la ADFI y su tendencia a “demonizar porque no se está en lo habitual”. Nunca se ha podido discutir con esta asociación. Ellos se darán cuenta entonces, como los medios, que todos nosotros tenemos una vida normal, aún teniendo una creencia que es la que es”.

Su caso no es comparable al asunto Yohann, afirma. “Los padres habían tenido la imprudencia de enviar a su hijo en contra del consejo de los abuelos. A nosotros los cuatro nos habían dado luz verde. Y créame, si mi madre aceptó, es que ella está feliz de lo que son los niños hoy. Si ellos hubiesen visto mal esta escolarización, los habríamos traído inmediatamente. Nosotros los tenemos al teléfono cada semana. Ellos van bien.”

Y al invocar dos razones para “esta elección no dogmática”, que sólo concierne a una ”ínfima minoría” de los miembros de Sahaja Yoga: “Aquellos que tienen la posibilidad de permitírsela financieramente, como nosotros.” Hay, con seguridad, “la práctica (de la meditación)”. Sobre todo, los niños reciben una enseñanza de calidad, lejos de todo espíritu de competición. “La escolaridad se hace en inglés, los niños practican también música y dibujo. Hoy yo tengo hijos que son capaces de hablar francés, ruso (la lengua materna de la madre) e inglés. Están abiertos al mundo, eso es primordial en nuestra época.”

Se le pregunta si, a la manera de Shri Mataji, piensa él que el mundo occidental es decadente. “Shri Mataji no tiene absolutamente nada contra occidente y yo mismo estoy muy feliz de vivir en Francia, responde. Simplemente, los estudios demuestran que los niños, a fuerza de pasar sus días sobre los Game boy, sufren más y más de hiperactividad”. Y al evocar el primer año de maternal de su hija. “Y bien, eso fue duro… Yo no tengo ganas de ver a mis hijos a los 6 años fumar en un rincón del patio de recreo”. La ADFI asegura querer dar una señal ante la Justicia. Para la familia, este paso por la India logró su fin de todas formas. “Nosotros ya habíamos previsto ir a buscar a los niños en diciembre y traerlos de vuelta a vivir en Francia, donde se los inscribiría en una escuela internacional.” La polémica debería ahora concluirse.

3 comentarios:

zubietasesquile dijo...

que estùpidos una secta jaja
ignorantes ¿¿?? riesgos de salud mental
locos estan ustedes
ajja obre gente
S:

Alphonse Canicoba dijo...

que ordinarios e ignorantes,
una sonrisa en un rostro y la conciencia de saber quienes somos no es una secta es un derecho que tenemos todos y muchos pobres hombres se lo estan perdiendo por tradicionalistas sectarios e involucionados. pobres de ustedes que tienen tiempo para calificar sectas, lastima que en lugar de hablar tanto de los otros no se pongan ustedes aver que es lo que es verdadero y no es secta, seguro sea alguna doctrina pacata que ya no tiene vigencia y no se corresponde con la realidad espiritual

Maxi dijo...

Buen día, al leer éste aviso me sorprendió que se califique de secta al Sahaja Yoga, porque noto una gran falta de conocimiento sobre Shri Mataji (quien por cierto además de fundar Shaja Yoga, estuvo ayudando activamente a Mahatma Ghandi). A todo lector del aviso, por favor visite www.sahajayoga.org.ar, y sea bienvenido de presenciar la meditación y enseñanza de cada centro, lo cual no es una secta, sino un espacio para que cada ser evolucione desde lo espiritual, trascendiendo lo mental y emocional. Es gratuito, no se pide dinero, no se pide nada, sólo que cada uno medite y encuentre su paz interior.... Abrazo afectivo