Políticamente Acorrecto
La eficacia de una propaganda política y religiosa depende esencialmente de los métodos empleados y no de la doctrina en sí. En condiciones favorables, prácticamente todo el mundo puede ser convertido a lo que sea ”. -Aldous Huxley

"Sweet dreams are made of this. Who am I to disagree? Travel the world and the seven seas. Everybody's looking for something. Some of them want to use you. Some of them want to get used by you. Some of them want to abuse you. Some of them want to be abused". -Eurythmics, BSO The Profit

Para mantener esta web






lunes, 19 de enero de 2009

Niños usados por sectas islamistas

Esto hacen sectas islamistas como Hamás con sus propios niños:


Lavado de cerebro
Para llegar a ese punto se requiere una previa destrucción absoluta de la personalidad. Los niños, las personas más vulnerables, son sometidos a un lavado de cerebro que según los expertos tardaría entre 5 y 8 años para crear un suicida convencido.


Escudos humanos, escudos infantiles, víctimas del fanatismo asesino.

Dejo por último la escena en que terroristas de Hamás obligan por la fuerza a que pequeños inocentes actúen como sus sacos terreros defensivos. Si consiguen evitar así el fuego, objetivo cumplido; si el niño muere, objetivo doblemente cumplido pues la guerra mediática siempre se decantará a favor de la hipocresía. Es lo que Gustavo Bueno llama «el panfilismo humanista» contra la razón.

1 comentario:

JOSÉ dijo...

El problema de las sectas y del fundamentalismo de las religiones monoteístas, son producto de la decadencia de la sociedad occidental y avance irrefrenable de una globalización imperfecta.

El fracaso de la teoría de la modernización y la agonía de la democracia producen un sentimiento de apatía, frustración y desamparo en las diferentes capas de la sociedad.

El deseo de formar parte de una identidad colectiva, tras el deterioro de los Estados- nación promueven estas organizaciones que cada día ganan más adeptos fanáticos.

Esto produce sucesos tan escalofriantes como la Tragedia de Jonestown.

Estupendo blog.

un saludo